Cómo reparar un caño que no deja de gotear

Cuando los caños comienzan a gotear quiere decir que hay un problema en sus resortes, debido a la suciedad o resecamiento del empaque. A continuación te enseñamos cómo arreglar tu caño y de paso, evitar que el recibo de agua se incremente a fin de mes.






Comprueba que la rosca esté bien ajustada para evitar fugas


PASOS A SEGUIR


Lo primero que debes hacer es cerrar la llave general de paso o del tramo en que está localizada la avería.

Desarma el caño y retira la válvula de bola/palanca con cuidado. Saca los sellos con carga de resorte que están en la cavidad del cuerpo del caño que aloja a la bola.

Remueve el empaque de goma. Luego limpia la bola quitando restos minerales que pueda tener adheridos hasta que esté limpia y lisa.



Lo siguiente es aplicar aceite para metal o algún otro tipo de vaselina o grasa al aro de goma y a los cierres (lo consigues en las ferreterías) para aliviar la sequedad y hacerlos más flexibles para su uso continuo


Estira los resortes (solo un poco) para aumentar la presión que van a ejercer sobre los cierres herméticos.

Controla que la cavidad del cuerpo del caño esté limpia. Procura que esté libre de restos de jabón y otros líquidos para que las roscas funcionen bien


Finalmente, vuelve a armar el caño en el orden inverso a cómo lo desarmaste y listo, ya tienes tu caño en óptimo estado.